No sé cómo será donde tú vives pero aquí, en Las Palmas de Gran Canaria, el Carnaval es un acontecimiento muy esperado por muchos canarios, desde niños a adultos, jóvenes y otros no tan jóvenes…

Son 4 semanas llenas de oportunidades para reírse y olvidarse de los problemas. ¿Quién no va a querer algo así?

Pues yo.

Pero aún así, siempre vuelvo a caer

Y es que, a pesar de todo, a pesar de que no tengo un millón de recuerdos agradables que me animen a participar en el carnaval…

a pesar de que sé que las multitudes me agobian y que el ruido me agota…

a pesar de que no me apetece nada ver a un montón de gente “desbordante” de energía y alegría, haciendo bromas que no me hacen gracia ninguna…

a pesar de que el simple hecho de imaginarme saliendo de casa disfrazada me da risa…

a pesar de todo, me entra la duda.

¿Y si esta vez es diferente?

Esta es la pregunta “maldita”, la que me hace que me replantee todo, incluida mi forma de ser.

¿Por qué seré incapaz de disfrutar de una fiesta como el Carnaval?

¿Qué rayos me pasa para no encontrarlo divertido? ¿Para no verlo como una oportunidad para reír y olvidar los problemas, para ser una más, conectar con otra gente y “quitarle hierro a la vida”?

¿Es que no me sé divertir?

¿Es que no puedo por un momento dejar de ser la chica seria, responsable y profunda que soy? ¿Es que no puedo soltar el control por un momento?

¿Tanto miedo tengo a salir de mi zona de confort?

¿Acaso no puedo darle una oportunidad a esta amiga, a esta fiesta, y ver si puedo divertirme en el Carnaval?

¿Es verdad que no me sé divertir?

Afortunadamente, con el tiempo, esta fase de autocrítica destructiva y negatividad va seguida por otra de confrontación positiva:

¿Eso es cierto? ¿Estoy segura de que las cosas son como me las estoy contando?

¿Es cierto que no me sé divertir?

No. En realidad no lo siento así.

Yo me divierto con otras cosas, a mi manera tranquila, hogareña e íntima de disfrutar.

Entonces, caigo en la cuenta de que lo que realmente me planteo no es si esta vez la situación será diferente, sino si yo seré diferente.

¿Será que esta vez me lo pasaré bien y me daré cuenta de que no me pasa nada malo? ¿Que soy una persona normal y corriente, como las demás, capaz de reírse, y hacer bromas, y divertirse?

“Sé” que soy perfectamente capaz de disfrutar y ser feliz, aunque sea de una manera más serena y placentera para mí, pero a veces se me olvida. A veces no lo siento así.

A veces me sigo planteando si todavía podría intentar un poco más ser “extravertida”, ser menos introvertida, menos yo.

Cómo sería el Carnaval perfecto para mí

Y entonces, afortunadamente, surge otro planteamiento: “¿realmente quiero ser menos introvertida, más extravertida?”

No.

“¿Realmente quiero ir al Carnaval?“

Bueno, no me importaría.

La verdad es que a veces me gustaría probar y compartir con mis amigas ciertos eventos, siempre y cuando me sintiera cómoda para vivirlo a mi manera, a mi ritmo.

Así que me planteo:

¿Qué necesitaría para aceptar una invitación al Carnaval?

Me gustaría poder ir al Carnaval pero permanecer a un lado, o en el centro de la acción, con mi cara de póker, observando a los demás divertirse, sin sentirme en la obligación de reír y fingir que me lo estoy pasando “pipa”.

Sin tener que hacer bromas o tener que decir una y otra vez lo divertida que es la fiesta, lo bien que me lo estoy pasando, o lo “bomba” que es la gente que está haciendo bromas y entreteniendo al público…

Me gustaría poder formar parte de todo ello como una observadora calmada.

Y poder irme cuando quiera, sin dar explicaciones.

Sin que piensen que me pasa algo malo. Que estoy triste. Que no me sé divertir.

Sobre todo, sin pensarlo yo.

 

Y tú, ¿cómo vives el Carnaval?

USO DEL FEMENINO

Hablo en "femenino" porque me dirijo a personas. Así, tanto si eres hombre como mujer, puedes sentirte identificada 😉

TEMAS

Encuesta · Conociendo a las introvertidas

ÜNETE

Guía Gratuita

¿CANSADA DE SENTIRTE INFERIOR?

Suscríbete al blog y recibe la guía “Las 12 Claves para Amar tu Introversión” y enamórate de una vez por todas de tu forma introvertida de Ser.

Suscribirme
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page