La semana pasada te hacía una síntesis de los que, para mí -y en este momento-, son los principales aspectos que hacen que las relaciones entre introvertidas y extravertidas sean, en ocasiones, tan complicadas, conflictivas, tensas, incómodas, frustrantes, agotadoras, desmotivadoras…

Y hoy te vengo a contar cuáles son, para mí, las claves para afrontar esos conflictos, superar nuestras diferencias y alcanzar un punto de entendimiento y encuentro, para que nuestras relaciones sean más fluidas, agradables y apetecibles.

Qué aspectos facilitan nuestras relaciones mixtas

1) Conocerse y conocer al otro » este es el mejor “remedio” para el desconocimiento (que te decía la semana pasada que era la principal fuente de malentendidos, sufrimiento y malestar en las parejas mixtas). Cuando conocemos y entendemos por qué somos como somos y por qué el otro es como es, podemos mostrarnos más comprensivas y compasivas, y transitar el camino del “esperar-pedir-demandar-exigir” al “dar-compartir-ofrecer-regalar” (porque nos sentimos completas y valiosas y no necesitamos que el otro haga ciertas cosas para sentirnos bien con nosotras mismas y en la relación).

2) Validación emocional » es lo contrario a la negación, la supresión o la represión de las actitudes, acciones, pensamientos y, en última instancia, las emociones del otro. A veces, lo sé, es difícil gestionar las emociones o la energía de la otra persona, pero aprender a canalizarlas de manera adecuada puede beneficiarnos muchísimo a nosotras mismas, al otro y a la relación. Reconocer que es perfectamente válido que el otro se sienta, piense y actúe como lo está haciendo, aún cuando nosotras pensaríamos, actuaríamos y nos sentiríamos de distinta manera, es la mejor forma para permitir que la relación avance, crezca y se fortalezca; porque ayuda a la otra persona, a la que se siente validada, a que crezca, se fortalezca… y, lo más importante, se sienta cómoda y confíe en nosotras, en que vamos a saber entenderla y respetarla.

3) Llegar a acuerdos » cuando empezamos a conocer y entender mejor la forma de ser, las necesidades, valores e intereses del otro miembro de la pareja, podemos empezar a elegir consciente, voluntaria y generosamente (o al menos, más consciente, más voluntaria y más generosamente que antes), hacer aquello que sabemos que al otro le hace feliz. Así, la introvertida empieza a entender, aceptar y acompañar a la extravertida en su deseo de acción, socialización y energía; y la extravertida empieza a comprender, respetar y compartir con la introvertida su anhelo de contemplación, profundización e intimidad. Surgen nuevas formas de relacionarse, de compartirse, la creatividad aumenta y se empiezan a ver opciones y alternativas que antes no se veían.

4) Cierto trabajo personal » cuando te contaba cuáles son los aspectos que dificultan las relaciones, te hablaba de elementos relacionados más directamente con la introversión-extraversión, y otros no tan relacionados con ella. “Cosas” como: las habilidades sociales, el amor propio, la autoconfianza, la inteligencia emocional, la (auto)aceptación… Trabajar todos estos aspectos de una misma es importante para lograr gestionar mejor las diferencias, para no sentirnos ofendidas o atacadas por el otro, para mantenernos serenas y en paz independientemente de las circunstancias externas, independientemente de cómo sea el otro. Estar en paz contigo misma es como un bálsamo para la relación: si cada una está bien como está, no necesitará que el otro sea de determinada manera para sentirse bien, valiosa, respetada, amada… Los conflictos serán cada vez menos frecuentes, menos intensos y durarán menos; se resolverán más rápida y fácilmente.

La sinceridad

Irene Ramos, una (muy querida) lectora del blog ha dado en el clavo resaltando la importancia de la sinceridad para acercar a los dos miembros de la pareja, y construir relaciones sanas y maduras.

A menudo, las introvertidas aprendimos que era mejor inventar una excusa que expresar claramente lo que queríamos o necesitábamos.

Pero no nos dimos cuenta de que no expresar tus necesidades y deseos:

  1. te hace sentirte peor contigo misma, pues acabas con la sensación de que no está bien ser como eres y tener las necesidades que tienes
  2. te lleva a culparte y culpar al otro por no permitirte SER, por no permitirte expresar y ocuparte de tus necesidades SIN remordimientos

Por eso, la sinceridad (junto con una buena dosis de amor propio y aceptación profunda de ti misma y de los demás), es la base de unas relaciones mixtas más fluidas: permite a tu pareja conocer y comprender mejor lo que necesitas (y por qué lo necesitas).

Es cierto, te arriesgas, aún así -por muy bonito y dulce que intentes decirlo-, a que el otro no te entienda, o a que se tome a mal tus peticiones (como querer tiempo para ti sola, si eres introvertida, o querer que otros amigos te acompañen en tu cita con tu pareja, si eres extravertida).

Pero, no expresarte con honestidad, también te lleva a una posición arriesgada: la de que la otra persona pierda confianza en ti, la relación se enfríe y crezca la distancia entre los dos.

Otras sugerencias para mejorar tus relaciones mixtas

A lo largo de estos meses he ido escribiendo distintos artículos en el blog con el fin de avanzar en el aspecto más decisivo a la hora de construir relaciones más fluidas entre introvertidas y extravertidas: el conocimiento más exacto de lo que realmente significa ser introvertida, y cuáles son nuestras necesidades, nuestra forma de funcionar, etc..

Si eres extravertida y quieres entender mejor a la introvertida con la que te relacionas, o eres introvertida y te gustaría soltar mucha de la culpa y el peso que cargas por creer que estás mal por ser como eres, te invito a leer alguno de estos artículos.

» Para los dos tipos:

Aspectos que dificultan las relaciones mixtas

¿Cómo funciona el cerebro de las personas introvertidas?

¿Nacemos siendo introvertidas, o aprendemos a serlo?

Cómo es una introvertida altamente sensible

Diferencias entre: introversión, timidez y ansiedad social (contadas con viñetas)

Cómo resuelven las introvertidas los conflictos

» Para la persona extra·vertida:

20 posibles razones por las que una introvertida no tiene (tanta) energía (como una extravertida)

Todas (o casi todas) las razones por las que una introvertida es tan callada

Algunos (buenos) consejos para mejorar tu relación con una introvertida

» Para la persona intro·vertida:

Cómo es una introvertida con auténtica confianza en sí misma

Hay dos formas de aceptarse: ¿estás usando la correcta?

Cómo hacer que te resulte más fácil hablar con desconocidos

Cómo tener conversaciones superficiales sin morir por dentro

La mejor mentalidad para hacer amigos

Cuáles son las señales de que te estás aislando demasiado

¿CANSADA DE SENTIRTE INFERIOR?

Suscríbete al blog y recibe la guía “Las 12 Claves para Amar tu Introversión” y enamórate de una vez por todas de tu forma introvertida de Ser.

Suscribirme

USO DEL FEMENINO

Hablo en "femenino" porque me dirijo a personas. Así, tanto si eres hombre como mujer, puedes sentirte identificada 😉

TEMAS

Encuesta · Conociendo a las introvertidas

ÜNETE

Guía Gratuita
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page