Sé que estamos a mitad de las vacaciones de verano y puede que llegue un poco tarde.

También sé –si no me equivoco– que no en todos los países del mundo es época de vacaciones.

En cualquier caso, he querido hacer una reflexión acerca de algunos aspectos que te conviene tener en cuenta si eres introvertida para disfrutar al máximo de tus días de descanso y desconexión.

Dicho de otra manera: necesitas entender tus necesidades de introvertida para poder satisfacerlas adecuadamente, o si no tus vacaciones serán una fuente más de estrés y de insatisfacción,

 

 

Escoger el lugar de vacaciones

Voy a suponer que eres una chica joven y soltera, como yo.

En ese caso tienes menos problemas a la hora de escoger destino porque no tienes que ponerte de acuerdo con nadie más.

Incluso las limitaciones económicas no son una excusa hoy en día, cuando existen tantos blogs de viajes que te ayudan a organizar unas vacaciones económicas.

En cuanto al sitio en sí, hay muchas opciones diferentes, dependiendo del tipo de introvertida que seas, así como de tu estado emocional y tus necesidades actuales.

Puede que estés estresada y saturada de ciudad y de gente, y necesites descansar. Entonces te recomiendo: campo, playa, irte de retiro o, si te lo puedes permitir o si encuentras una buena oferta (y si la encuentras, me avisas, te estaré muy agradecida), ir a algún balneario.

maleta de viajeLa idea es ir lo más relajada posible, a tu ritmo, sin prisas, sin presiones… y con todo hecho –si puedes y quieres–.

Te recomendaría un país lleno de parques naturales, donde puedas perderte en la naturaleza, sentirte libre y grande en la inmensidad de un entorno salvaje y libre de aglomeraciones.

En mi opinión, el turismo rural en España está cogiendo fuerza y hoy en día hay muchas opciones interesantes de alojamiento y actividades integradas y respetuosas con la naturaleza.

Pero también es posible que hayas pasado un año bastante soso y aburrido, y necesites algo de acción, aventura o cosas interesantes que ver. Entonces, evidentemente, te recomiendo algo distinto.

Porque, aunque te cueste imaginarlo, las introvertidas también pueden disfrutar en una gran ciudad.

Al ser introvertida es posible que te satures y te agobies con más facilidad, pero puedes poner en práctica algunos trucos para no tener que privarte de la cantidad de cultura que te ofrece esta opción.

Y es que las introvertidas también disfrutamos mucho de los museos de arte o de historia, de espectáculos de teatro o musicales, etc.

Si viajas en familia o con amigos, escoger el destino puede ser más complicado, pero siempre puedes intentar llegar a un acuerdo con ellos.

Pueden escoger un lugar que ofrezca diversión para todos, o incluso acordar con ellos tomarte un día, una tarde o unas horas al día para ti, para quedarte en el hotel o explorar la zona por tu cuenta.

Tienes derecho a hacerlo, y si se lo explicas con confianza y mostrando que de esa forma podrás estar de mucho mejor humor para disfrutar con ellos del resto del tiempo, te aseguro que no recibirás muchas objeciones.

 

Escoger el momento para irse de vacaciones

Como introvertida, cuando pienso en viajar, lo primero que pienso es en ir en temporada baja, o a sitios con un densidad de población mediana tirando a pequeña.

vacaciones aglomeracionAunque claro, a veces, para visitar el sitio que quieres ver, tienes que aceptar que habrá mucha gente.

Sin embargo, si vas a visitar un lugar que ya de por sí está bastante concurrido, puedes tenerlo en cuenta para escoger fechas de menor afluencia de turistas.

Pero a veces resulta que no puedes escoger cuándo salir de vacaciones o cuándo viajar, porque en tu trabajo no hay tanta flexibilidad o porque encuentras ofertas que no tienen en cuenta tu introversión.

Si necesitas descansar y no puedes escoger fecha, viajar a un sitio muy turístico, por muy bonito que te parezca o muchas ganas que tengas de ir, puede que no sea la mejor opción.

En ese caso te recomiendo aplicar algunas de las estrategias que te comento en el siguiente apartado.

Lo bueno de escoger un sitio poco turístico y de con poca población es que no tienes tanto problema a la hora de escoger fechas (y no tienes que buscar tantas manera de afrontar mejor las vacaciones, con más ganas y energía).

Estrategias para disfrutar de tus vacaciones

Así que, a grandes rasgos, a la hora de preparar las vacaciones que llevas esperando todo el año, te recomiendo tener en cuenta:

1) tu nivel de energía y estado de ánimo a la hora de viajar (tus necesidades)

2) la cantidad de población en el lugar al que vas (cantidad de estimulación que recibirás)

3) la disponibilidad de actividades relajadas o emocionantes que ofrece

4) la fecha del viaje (si puedes escogerla o no)

Pero si, aún así, intuyes que vas a necesitar algunos “trucos” para sobrevivir a tus vacaciones a solas o acompañada, aquí tienes una lista de ideas:

Si vas acompañada:

>> antes de planificar el viaje, y antes de salir de viaje: busca un momento y un lugar tranquilos en el que sentarte con tus acompañantes y explicarles cómo te sientes, qué necesitas de las vacaciones, y qué te les pides a ellos para ayudarte a pasar unas vacaciones juntos más agradables.

Salir de viaje en compañía a un sitio turístico ya es suficiente reto para ti. Pide comprensión y que no te exijan tanto durante el viaje. Seguramente si no haces más es porque estás perdiéndote a ti misma. Ellos lograrán más aceptándote que presionándote.

>> entre las cosas que puedes pedirles están: tener momentos a solas, saber con antelación los planes o que no los cambien en el último momento, evitar tomar muchas decisiones rápidas el mismo día (o que comprendan que delegues ciertas decisiones) o que tu forma de demostrar que estás disfrutando de las vacaciones no sea tan entusiasta como les gustaría.vacaciones-sola

>> busca un momento y un lugar tranquilos para sentarte contigo misma y visualizar cómo va a ser el viaje: qué cosas pueden hacer que te sientas cansada o de mal humor, y qué cosas podrás hacer entonces para recuperar tu buen humor. Eso te ayudará en el momento del viaje a salir antes de ese estado negativo y pasar unas mejores vacaciones.

>> puedes participar en actividades excitantes (deportes de riesgo, parques de atracciones, fiestas, espectáculos callejeros…) siempre y cuando te mentalices antes de ir y/o te recuperes después de hacerlo. Y recuerda que puedes participar simplemente observando o haciéndolo pero sin tener que darlo todo (tal y como lo hace una extrovertida o como espera ella que lo hagas).

Si vas sola:

>> siéntate a pensar en tus necesidades (calma o acción) y comprueba si el destino que has escogido las satisface y cómo

>> aún así, ten en cuenta que puede que el destino no sea como has imaginado, que te desanimes o se te quiten las ganas de hacer tantas cosas, o que te aburras mucho. Así que piensa qué puedes hacer en caso de que eso pase. Lleva libros o busca algún pueblo cercano donde hablar con alguien o hacer alguna actividad para entretenerte. Ten preparado un plan B si lo que has planificado te aburre, no te gusta o te estresa.

vacaciones-museo>> si vas sola a un lugar turístico, investiga los horarios de mayor y menor afluencia de gente, lleva auriculares para aislarte acústica y físicamente de los demás, y distribuye las visitas en función de cómo fluctúa tu energía a lo largo del día.

>> descansa bien, ve a tu ritmo, habla lo que quieras hablar, no te fuerces a estar sonriendo y hablar con todo el que te salude… Puedes permitirte parecer huraña y maleducada; al fin y al cabo tú sabes que no lo eres. Lo único que estás haciendo es conservar tu energía para disfrutar del viaje que has escogido, de los lugares que quieres ver.

>> tener alguna experiencia o gestos de conexión con la gente puede ser muy reconfortante y motivadora. Una simple sonrisa, un gesto de amabilidad, o si dominas el idioma del país, conversar con algún foráneo puede ser una experiencia muy enriquecedora. Al fin y al cabo sabes que las introvertidas no somos antisociales, solo que a veces no tenemos el ánimo o la energía para cumplir con convenciones sociales superficiales.

Vacaciones sin salir de viaje

Aunque no salgas de viaje, cómo vivas tus vacaciones en casa seguirá dependiendo de si lo vas a hacer sola o no, y de tus necesidades (de descanso o “activación”).

Si compartes casa con otras personas y necesitas descanso, igual te vendría bien pedirles a los demás que salgan de visita a algún lugar, de excursión o a la playa y aprovechar ese tiempo a solas. O ser tú la que salga sola a alguno de estos sitios para desconectar.

Si no vives sola pero buscas acción, haz planes juntos, y adviérteles cuánto será suficiente para ti y que no te exijan estar más tiempo o más “animada” mientras estás fuera con ellos.

dormirSi vives sola y necesitas descanso creo que no hace falta que te de ideas de las cosas que puedes hacer dentro o fuera de casa para descansar.

Leer, ver algún documental sobre la naturaleza, salir de paseo a conocer sitios nuevos en tu ciudad o simplemente tumbarte en la cama a contemplar el techo o ir a ver el mar son algunas buenas ideas.

Si vives sola y necesitas activarte seguramente habrá actividades culturales en tu ciudad durante este verano a las que puedas apuntarte.

Ten en cuenta no forzarte a tener un nivel de energía alto, socializa lo que sea suficiente para ti y permítete estar en medio de la acción participando de vez en cuando y observando mucho.

Conclusiones

Si eres una introvertida y estás de vacaciones, hay ciertas cosas que conviene que tengas en cuenta para disfrutar al máximo de tu descanso, tanto si te quedas en casa como si sales, bien sea sola o acompañada.

Permitirte hacer planes o no tomar decisiones precipitadas, no forzarte a ser entusiasta o tener momentos a solas son algunas de las estrategias para vivir unas vacaciones que te aporten lo que necesitas, tanto si es descansar como vivir experiencias estimulantes.

El “equilibrio” entre actividades excitantes o relajantes, y el tiempo que pasas a solas o con más gente, lo decides solo tú.

No tiene que ser un equilibrio perfecto (al 50-50%), ni tiene que inclinarse al lado que otros consideran “mejor”. Tu proporción, la que tú necesitas, es la proporción perfecta.

¿CANSADA DE SENTIRTE INFERIOR?

Suscríbete al blog y recibe la guía “Las 12 Claves para Amar tu Introversión” y enamórate de una vez por todas de tu forma introvertida de Ser.

USO DEL FEMENINO

Hablo en "femenino" porque me dirijo a personas. Así, tanto si eres hombre como mujer, puedes sentirte identificada 😉

TEMAS

Encuesta · Conociendo a las introvertidas

ÜNETE

Guía Gratuita
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page