En este primer aniversario del blog, he decidido crear una bonita e interesante encuesta, que suponga para ti una oportunidad de dedicar unos minutos a conocerte mejor a ti misma y que, al mismo tiempo, nos ayude a mí y a otras personas a conocerte mejor.

Además, te cuento mis reflexiones de cumple-blog, que hablan sobre dónde buscamos y encontramos nuestro valor, nuestra valía y, por supuesto, te cuento mis propósitos de “año nuevo”.

¿Te quedas?

La encuesta

Llevo tiempo pensando en la manera de conocerte mejor para saber sobre qué seguir escribiendo, para enfocarme y hablar sobre cosas que te resulten realmente útil e interesante.

Algunas de las lectoras del blog me han hecho consultas que me han ayudado a reflexionar y a sacar conclusiones que he compartido a través de un artículo, o de manera personal por email.

Pero seguía queriendo más. Sigo queriendo más.

A lo mejor tengo prisas, a lo mejor está bien que siga escribiendo lo que a mí me nazca.

Pero, de verdad, sentía que debía haber una forma de recibir bastante información por parte de las introvertidas que me leen y de las que aún no me conocen.

Además, quería conocer mejor a las introvertidas de habla hispana.

Porque, lo confieso, a menudo dudo: ¿la forma en la que me veo yo a mí misma y al resto de introvertidas de este mundo, es imaginación mía? ¿Estoy exagerando o distorsionando la forma en la que (yo creo) que los demás nos ven a las introvertidas? ¿O es cierto que las introvertidas son y se sienten de la manera en la que yo lo imagino?

¿Cuáles son sus necesidades? ¿Sus retos? ¿Cómo se perciben a sí mismas?

Así que he creado esta encuesta para sacarme de dudas (por cierto, algunas compañeras introvertidas me han ayudado a hacer algunos retoques y confirmar que la encuesta es interesante: In the Back Seat, El Reflejo de Xaria, Ventajas de Ser Introvertido… Gracias ^_^).

encuesta introvertidas

Espero que esto me/nos ayude a tener una idea más clara de cómo son las introvertidas reales, de carne y hueso, cuáles son sus anhelos y qué puedo hacer yo para ayudarlas a alcanzar mayor bienestar y satisfacción consigo mismas, en sus relaciones y con la vida.

Reflexiones de cumpleaños

Empecé a escribir este apartado con la idea de contarte mis penas cuando me planteaba qué hacer para celebrar este cumpleaños…

Pero, como siempre, aunque comparto desde mi experiencia, me gusta también ponerme en tu lugar y preguntarme “¿esto que le estoy contando le sirve de algo? ¿O solo estoy hablando de mí?”.

Así que he encauzado esas reflexiones hacia el tema: dónde buscamos nuestro valor.

En este sentido, en mi proceso personal, estoy tomando consciencia de hasta qué punto está integrada en mí el chip del “debería” o “se espera de mí”.

Mucho del sufrimiento y el dolor que experimento con mi forma de ser y hacer, surge después de que este chip se active.

Te pongo un ejemplo: cuando pensaba en el aniversario del blog, después de reflexionar muy poquito en lo que yo creía o me apetecía hacer, me ponía a pensar en lo que otras blogueras o blogueros han hecho en dicha fecha (craso error: compararme con otros, además, una pequeña muestra).

Entonces, surgía en mí el pensamiento “si esto es lo que hacen otros, entonces yo debería hacer lo mismo”.

Y si conseguía superar ese pensamiento, me topaba con el que me decía “aunque no sea lo que deberías hacer, seguramente es lo que mucha gente espera que hagas”.

(kitkat: Acabo de vivir un fugaz momento en el que he tomado consciencia de lo absurdo que es esto, y me he reído con auténtico placer y cariño de mí misma por guiarme de esta manera.)

En mi caso, cojo a ciertas personas a las que admiro, aunque más bien podría empezar a decir que las envidio (realmente siento que hay una mezcla poco definida aún de envidia y admiración), interpreto que sus acciones tienen “éxito” (otro asunto personal que trabajarme: ¿qué es para mí el éxito?”) y establezco una guía o pauta de actuación.

Así, si no actúo como esas personas a las que admiro/envidio, porque considero que sus acciones son exitosas, el resultado es que yo me siento un fracaso (por decirlo suavemente, ya me entiendes).

Así, cualquier cosa que haga y que no cumpla con los requisitos que yo me he marcado en base a una referencia poco respetuosa, ajustada y sana para mí, me hará sentir que no vale la pena.

No vale la pena lo que he hecho = yo no valgo la pena (más asuntos que sanar: valorarme o darme valor en función del valor de las cosas que hago).

¿Te pasa a ti también?

Te comparas > te sientes inferior > intentas hacer lo que hacen otros > no lo consigues > haces “cualquier otra cosa” > decides que lo que has hecho no tiene (tanto) valor > te quitas valor a ti misma

¿Es duro, verdad?

Yo no soy capaz de hacer muchas cosas que otros blogueros hacen, porque no tengo (tanto) dinero, experiencia, habilidad, conocimientos, motivación o “lo que sea”… como ellos.

Así que, mi “deducción lógica” (que ya vamos viendo que no tiene mucho de lógica), es pensar que el problema está en mi “falta de” (dinero, habilidad, experiencia, etc.).

E intento consolarme pensando: ya tendré más de eso en el futuro.

Pero es un consuelo que no me llena, ¿sabes por qué?

Porque para mí (y para muchos otros), es un parche.

Mantiene la creencia de que mi yo futuro tendrá más de lo que yo tengo ahora, y que por tanto es normal que yo haga “menos” ahora.

Pero, ¿te das cuenta?

Sigo pensando que, en el presente, lo que hago, es de menor calidad que lo que podría hacer (vale, ya dejo de compararme con otros, pero sigo comparándome con algo que no es quien yo soy en este momento).

Me trato a mí misma con compasión, con condescendencia.

Me digo “pobrecita, no pasa nada si lo que haces vale poco, ya valdrá más”.

¿Te pasa a ti también?

Te sientes mal, poca cosa, con tu yo presente y te consuelas pensando en lo que llegarás a ser en el futuro.

Cómo recuperar tu valor

Bueno, hay muchas. Pero te voy a contar la que a mí me está ayudando:

Sentirme completa con la persona que soy en este momento.

Experimentar la completitud:

Completitud: 1. f Cualidad de completo. 2. Estadístico completo que contiene información acerca de los parámetros subyacentes y desconocidos de una distribución de una manera particularmente eficiente.

A mí me sirve reconocer y aceptar mi sensación de vacío.

Aceptar que esos vacíos que yo siento, son reales, al menos para mí, y forman parte de mí.

Mi “ser completa” incluye esos vacíos.

Me permito sentir lo que siento, hacer lo que hago, pensar lo que pienso…

Y estoy aprendiendo a soltar.

A no quedarme enganchada a esos sentimientos, acciones y pensamientos.

Son parte de mí. Pero solo una parte. Solo un momento. No me conforman, no me definen.

Soy más de lo que estoy siendo en este momento, y al mismo tiempo, soy todo lo que soy ahora.

Así, puedo aceptar sentir la envidia que siento, y aceptar mi tendencia a compararme con otros, y a pensar que valgo menos.

Cuando acepto estas partes (“¿oscuras?”) de mí misma, cuando las miro con amor, se disuelven, pierden peso.

Y yo me siento menos amarga, menos furiosa conmigo y con el mundo.

¿Te sirve a ti?

Para recuperar tu valor, puedes: identificar lo que sientes/piensas/has hecho > permitirte sentir/hacer/pensar eso > aceptarlo como parte de ti > conectar con los vacíos y permitirles estar > conectar con la sensación de estar completa, aún con tus vacíos

Auténticos y originales propósitos para el nuevo año

Ahora mismo, esa parte insegura que sigue formando parte de mí, me dice que te cuente los maravillosos proyectos que tengo en mente para este nuevo año que hoy comienza.

Pero, ¿sabes qué? Creo que se basa en su sensación de sentirse incompleta para hacerlo: si te digo que hay muchas cosas que pienso hacer, ella se sentirá más importante, menos vacía.

Bueno, es cierto, tengo algunas ideas, cosas tangibles y más fáciles de calificar o valorar (que si un infoproducto, talleres presenciales, charlas online…).

Pero las cosas pueden cambiar en cuanto a lo externo o a la forma, y por eso (y porque es “la insegura” la que necesita verlo así), hablarte de mis proyectos, tiene poco valor para mí.

Ahora sí, lo que no va a cambiar (o espero que cambie muy poco), es el fondo: lo que quiero seguir “haciendo” este año es conocerme a mí misma, entender mi introversión, tomar consciencia de mis inseguridades y mis timideces, de mis vacíos… seguir reflexionando sobre cómo (y en base a qué) guío mi vida… y seguir creciendo como persona, lo que para mí significa ser cada vez más auténtica, más original (permitirme ser el ser que soy desde el origen), e ir soltando creencias y tendencias que ya no me sirven para construir una relación sana conmigo misma y con los demás…

Conectar con mi sensación de valía y de completitud y regirme por mis propios criterios.

Y que todo esto que yo vivo, que yo aprendo, que yo soy, te ayude a ti a lograr lo mismo: a (re)conocerte y liberar tu auténtico ser, a permitirte ser, sentir y hacer, para que te ames cada vez más y mejor, y tu relación contigo misma y con los demás sea más agradable y satisfactoria.

Que experimentes la plenitud, el bienestar y el sentido de vivir.

¿Te sirve?

Espero que sí.

GRACIAS POR SER Y ESTAR, AQUÍ Y AHORA.

¿CANSADA DE SENTIRTE INFERIOR?

Suscríbete al blog y recibe la guía “Las 12 Claves para Amar tu Introversión” y enamórate de una vez por todas de tu forma introvertida de Ser.

Suscribirme

USO DEL FEMENINO

Hablo en "femenino" porque me dirijo a personas. Así, tanto si eres hombre como mujer, puedes sentirte identificada 😉

TEMAS

Encuesta · Conociendo a las introvertidas

ÜNETE

Guía Gratuita
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page